3 de noviembre de 2002

Portada
Columna
Cartas
Tema de portada
Internacional
Política
Analisis
Especial
Colofón
Archivo

CARTAS

La calle a Huizúcar

Escribimos esta nota, preocupados por los constantes atropellos a los que estamos siendo sometidos los habitantes de Huizúcar por parte de esta municipalidad, quienes aprovechándose de la necesidad de la población y la proximidad de la campaña electoral, elaboran proyectos que dejan mucho que desear.
En octubre del año pasado, sacaron a licitación pública un proyecto de “Estabilización de la carretera San Salvador – Huizúcar” por el cual desembolsaron aproximadamente ¢900,000; garantizaban que la carretera se mantendría en buen estado por un periodo de cinco años, pero pasados tres meses, está otra vez en pésimo estado.
Se sabe que la ADESCO del municipio ha estado gestionando la pavimentación, pero ellos se han opuesto con el fin de justificar sus proyectos y el mismo alcalde expresa que no cree en las promesas del actual gobierno; partido al cual pertenece.
Actualmente piensan elaborar un nuevo proyecto para la misma y han pagado el costo de nuevas carpetas. Un caso más reciente es la construcción de las instalaciones que albergará el bachillerato, para lo cual han adquirido un terreno. Resulta que este inmueble ha pertenecido al alcalde quien lo compró en un monto menor a los ¢40,000 y se lo ha vendido a otra persona, quien lo ha negociado con la alcaldía por un monto superior a los ¢300,000.
Este inmueble no posee un acceso propio y no cuenta con servicios básicos y con el de agua potable no hay garantía de que llegue por estar ubicado en una zona alta, lo cual lo hace carecer de dicho valor pagado.
El domingo 20 de octubre publicaron la licitación para la construcción, que tienen programado iniciar el 1 de noviembre. Estas y muchas otras anomalías se presentan en esta alcaldía para lo cual necesitamos que la Corte de Cuentas intervenga mandando a otro auditor que no tenga que ver con las anteriores, pues nos hemos dado cuenta que el actual auditor posee un grado de parentesco con el anterior alcalde que pertenecía al actual partido que gobierna la alcaldía.
A la población no se le ha tomado en cuenta para que opine y tampoco realizan cabildos tal cual lo manda el Código Municipal.

Comunidad huizucareña
huizucar@hotmail.com

Frank, a un año
El 22 de octubre de hace un año murió Frank, el aficionado del FAS alcanzado por una bala perdida.
Amigo, después de un año, dejame decirte que nuestras vidas ya no son las mismas. La vida de tu mamita es un sepulcro, donde la piedra aún no se abre, una noche oscura donde la luna no brilla, una vida sin sin vida.
Al padrino, en verdad, no lo veo tranquilo; se nota conmovido y muy dolido. “Tobi” sin deseos de ladrar... suspiros tristes. A mi, pues, la cabeza no me da; no comprendo lo que siento, mi mente está atacada sin siquiera comprender por qué tuvo que suceder.

Raúl Portal López
Santa Ana


No entiendo la decisión
El 6 de septiembre fue expulsado mi hijo de ocho años de edad de la escuela salesiana Domingo Savio. La maestra del niño me tenía queja todos los días. Yo creo que Norma Martínez se equivocó de profesión porque no puedo con la disciplina de los menores.
Fui al ministerio de Educación y veo que la directora de la institución, la hermana Sonia Pérez, mintió sobre el motivo de la expulsión del niño. ¿Con quién me quejo? Solo con Dios; pierdo mil de matrícula y nueve meses de $33, los útiles, uniformes, etc.

Manuel Durán
D.U.I. 01304828-7


Injusticias de la vida
Con mucha tristeza tengo que decir lo que pasa con un amigo, el cual trabaja en una unidad de salud del Ministerio de Salud Pública de El Salvador.
Después de mucho tiempo de no verlo, me comentó que tiene ya más de cinco años de haberse graduado, y que tiene una plaza de médico director con un sueldo de estudiante de año social, la cual nunca ha sido propuesta para ser mejorada.
Él gana lo mismo que un ordenanza de los juzgados o de la Corte Suprema, o de algún motorista del gobierno. Y así como él quizá hay más personas profesionales que en el gobierno nos le dan el valor a su trabajo como lo merecen.
En cambio, hay muchos funcionarios que ganan muchísimo sin hacer mayor trabajo. Sería bueno que realmente se dieran sustanciales cambios, pero a nivel laboral. Y que se valorara el trabajo de este médico como de otros de sus compañeros familia.

Rebeca Katrina Martínez
rebkalo@hotmail.com


El coraje de los salvadoreños
Recientemente tuve la gran suerte y oportunidad de viajar al Perú y conocer un país de tan maravillosa riqueza cultural, donde me fue más grato saber que en el valle de Urubamba, en el famoso y mágico departamento de Cuzco, se encuentra una salvadoreña pujante.
Ella es poseedora del Hotel Incaland, que es de los únicos en poseer su propia estación de tren, del cual salen diariamente los tours para Machu-Pichu. Es muy apreciado por todo extranjero que lo visita, se encuentra en un lugar privilegiado ya que es bañado por el rió Urubamba.
Esta salvadoreña se llama Carmencita Leiva, quien vive junto con su esposo e hijos en una encantadora y pacífica región. Mujer de origen humilde, nacida en el cantón Aguacayo del municipio de Suchitoto, orgullosa de sus raíces, no ha perdido su sencillez y su hospitalidad característica de nuestra gente, y a pesar de haber salido de nuestro país hace ya mucho tiempo no deja de añorar sus pupusas y su tierra.
Para mi fue una experiencia muy hermosa verificar el que una compatriota, no solamente en el norte, sino también en el sur, tengan tanto éxito como Carmencita, que no se dejan vencer por las adversidades y siguen adelante.

Jossette de Cáceres
servisur@integra.com.sv



Copyright 2002 El Diario de Hoy - Derechos Reservados. vertice@elsalvador.com
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.