Jueves 18 de noviembre


Búscalo en tu vida
Por el padre Eugenio Hoyos

Muchos estamos buscando a Dios, quisiéramos verlo, palparlo y experimentarlo en nuestras vidas.

"¿Dónde está Dios?", "¿Por qué de pronto está tan lejano?", son preguntas que se hacen los jóvenes en las escuelas o en las universidades.

No busques a Dios en un libro o en un laboratorio ni en el internet ni en tu computadora. Lo hallarás en ti mismo. El es lo más cercano de ti, más que tú y yo. Pero puede ser lo más lejano de ti por tu egoísmo.

Busca a Dios muriendo tú al pecado. Los seres nobles y bondadosos siempre han descubierto a Dios en su infinito ser y han vivido en Su divina presencia. Por eso Pablo exclamaba: "Ya no vivo yo, porque Cristo vive en mí".

El gran Apóstol nos dice también: "¿No sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que está en vosotros y habéis recibido de Dios?". Si te sientes morada de Dios, cobras aún más conciencia de tu dignidad y te esperas por brindar buen hospedaje a Su majestad.

Busca a Dios en el pobre, el abatido, en aquel cuyo salario es mínimo, en aquella persona que tiene que trabajar muchas y muchas horas y recibe a cambio sólo desprecio o nada.

Busca a Dios en aquella persona que está enferma en un hospital y nadie la visita; busca a Dios en la mano cayosa del campesino para que en tu mesa haya pan y frutas; búscalo en el niño que anda en la calle, ayudando a sus padres o a su madre que fue abandonada; búscalo en la anciana que llora por ver a su hijo que se fue del país. ¡Busca a Dios y piensa positivo!


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]