Jueves 18 de noviembre


La Nota del Día
 

17 de Noviembre de 1999

"Les vale" la salud ajena

Hasta hoy a las cuatro de la tarde tienen de plazo los huelguistas del Seguro Social para terminar con la suspensión de labores, según decretó el Juez Tercero de lo Laboral, al estimar que la huelga afecta a una institución de servicio indispensable. Como lo saben hasta la saciedad los salvadoreños, por novena vez, en menos de cinco meses, los empleados del Seguro han paralizado su trabajo, realizado jornadas de desgano y otros actos, en grave perjuicio de los pacientes.

Tanto los trabajadores como los médicos que se les han unido, tienen una invariable propuesta: que se forme una comisión "de alto nivel" para discutir sus demandas, pero siempre que se las cumplan. "O nos aumentan, o seguimos en huelga". En cuanto a los enfermos, bien pueden estos buscar sus propios médicos privados, efectuar novenarios para que la Virgen les devuelva la salud, o dejar de una vez este valle de lágrimas.

El propósito de la comisión es un misterio, pues hasta donde se puede descubrir, ni los trabajadores ni los médicos, entienden de aritmética. Aunque las autoridades del Seguro les muestren cifras, presupuestos o balances, la respuesta es la misma: deben subirnos los salarios. Si se les demuestra que para elevarles los salarios será necesario disminuir la compra de medicinas y de equipos, además de reducir el mantenimiento, siguen en sus trece: "suban los salarios". Y cuando se enseñan proyecciones indicando que de continuar en esta espiral de aumentos la entidad va a la quiebra, en cosa de un par de años, contestan una sola cosa: "suban los salarios".

La pensada de los huelguistas es que sea "el Estado" el que cubra con subvenciones los grandes huecos que causaría una alza desmesurada como la que piden. El único inconveniente es que los recursos del gobierno son limitados y que para seguir subiendo los sueldos en el Seguro, se tendría que efectuar recortes en otras áreas, como educación, obras de infraestructura y salud pública. Es decir, que todos los sectores pasen penurias, pero que a ellos les suban los salarios cada seis meses o cuando les venga en gana.

Los huelguistas se mantienen en sus monolíticas posturas, alentados por la última decisión legislativa: no hay que descontar salarios a quienes se declaren en huelga. O dicho en otros términos, que continúe la fiesta, pues no habrá sanción para los que atropellen la ley, al menos mientras el Ejecutivo no vete lo dispuesto, como es de esperar que ocurra.

Nuevas instituciones para nuevos tiempos

La huelga, debe agregarse, es efectiva por tener de rehén la salud de decenas de miles de ciudadanos, a quienes se les niega servicio. Muchísimas personas han señalado que en ciertos casos, como tratamiento de tumores, enfermedades crónicas, emergencias diversas y una apendicitis, no prestar asistencia equivale casi a condenar a muerte a esos pacientes, sobre todo a aquellos pacientes que no cuentan con los recursos para buscar su propio médico y pagar una clínica privada. En otras palabras, los que quedan en enorme peligro son los pacientes más pobres. ¡Vaya "sensibilidad social" de esta gente!

Lo que va quedando claro, además, es que el esquema de "Seguridad Social", en su presente forma, ya no responde -si es que alguna vez respondió-, a las necesidades de los trabajadores y empleados del país, y a las nuevas realidades económicas del mundo. El ISSS se ha convertido en un elefante blanco de dimensiones inmensas, que es ingobernable, impredecible, ineficiente y, a su vez, enfermo. Es notable que las juntas directivas, integradas por personajes que no aportan pero si estorban y se aprovechan, a lo único que se dedican es a las compras. ¡Esas sabrosas y tan atractivas compras! Para rebalse del vaso, los que discuten temas como la disciplina y los despidos, son en buena parte los representantes de los trabajadores. El ISSS sigue anclado en anacronismos.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]