Viernes 18 de junio
Merino podría dejar la Corte de Cuentas

La investigación del origen del patrimonio de Francisco Merino se prorrogará durante quince días más

Luis Laínez

El Diario de Hoy

Francisco Merino, presidente electo de la Corte de Cuentas, se ha convertido en el objetivo preferido de los artilleros políticos.

Con 65 votos, la Asamblea aprobó aumentar en quince días el período para investigar si Merino cumple con los requisitos para asumir el cargo para el que fue electo.

El artículo 16 del Reglamento Interno del Congreso encomienda a la Comisión de Legislación investigar, por todos los medios legales a su alcance, a todos los funcionarios nombrados por el pleno.

Si se comprueba que el funcionario electo no cumple las exigencias, la Asamblea queda obligada a anular la elección y buscar inmediatamente un sustituto.

A Merino se le acusa de no poseer "honradez notoria", debido al enorme crecimiento de su patrimonio personal en menos de diez años.

Cambio de objetivo

El plan estaba listo. ARENA, PDC y PCN habían votado en la Comisión de Legislación para confirmar que Merino reunía los requisitos para asumir plenamente la presidencia de la Corte de Cuentas.

En el dictamen también consta que los otros dos magistrados, Arnoldo Marín (propuesto por el PDC) y Abdón Martínez (propuesto por ARENA) también cumplían con los requisitos.

Pero hubo un viraje inesperado. Walter Araujo, jefe de fracción de ARENA, reconoció que su bancada no estaba segura de confirmar a Merino en el cargo.

De manera extraoficial se conoció que los diputados allegados al presidente Francisco Flores ("paquistas") se negaron a votar por Merino, miembro de la cúpula pecenista y diputado suplente (ver nota aparte).

Esa fue la oportunidad que la algunos partidos de oposición esperaban.

El dictamen, completo, regresó a la Comisión de Legislación.

La ratificación del nombramiento de los otros dos magistrados también quedó pendiente.

Ataque directo

Abraham Rodríguez, presidente de la Comisión de Legislación y jefe de fracción de USC, alegó que Merino no podía demostrar que gozaba de "honradez notoria".

De Marín aseguró que su diplomado en Sociología no le servía para desempeñarse en el organismo contralor del Estado.

El FMLN y otros partidos se adherieron a su argumentación.

De nada le sirvió al PCN el tratar de detener el ametrallamiento.

Los pecenistas fueron los únicos aliados de Merino.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros] [Clasificados]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]