Lunes 23 de agosto


La revancha del Denver

El segundo partido entre Denver y Tiburones Bancentro de Nicaragua sirvió para que los nacionales reaccionaran y se desquitaran la derrota sufrida el viernes. Mayor concentración y mejor defensa fueron las claves para que la serie quedara empatada. De paso, Denver mantiene el primer lugar.

Oscar Guerra

El Diario de Hoy

Corrigiendo los errores del primer juego, en el que perdió 78-75, Denver logró emparejar la serie ante el Tiburones Bancentro de Nicaragua. En el segundo encuentro, los nacionales se vengaron y ganaron con marcador de 84 a 69.

Este triunfo le permite al Denver mantenerse en el primer lugar de la tabla de posiciones de la Liga Centroamericana de Baloncesto(LCB) con 19 puntos, después de haber disputado doce partidos.

En este cotejo, la historia fue diferente a la del primero. Denver salió decidido a amarrarlo desde el principio. Muestra de ello es que en los primeros minutos ya tenían una ventaja de seis puntos, que a tres minutos para terminar el primer período era de diez. Empero, el conjunto nicaragüense conocía el lado flaco de su rival, la defensa.

De esa manera, buscaron el juego bajo los tableros, para terminar el cuarto con sólo tres unidades de desventaja.

El inicio del segundo cuarto presagiaba que la paridad era la que mandaría. En efecto, el trámite fue cerrado, hasta que los salvadoreños controlaron los tableros, gracias a una magistral actuación de Gilberto Watson, pero el panameño acumuló faltas, por lo que tuvo que salir para evitar la salida definitiva.

Hasta este momento, Denver lideraba por nueve puntos. Y de nuevo, vio cómo se reducía la ventaja a tres, para finalizar el primer tiempo con cartones de 34 a 31.

El despegue

Sin Watson en los cinco que salían para el tercer período, los nacionales tenían una labor dura no sólo para mantener la ventaja, sino también para aumentarla.

Uno de los factores que también ayudó fue que los locales impusieron una marca especial a la estrella de los chochos, el estadounidense Jason Walters, que no tuvo la libertad de realizar el juego que acostumbra, por lo que falló varios de los tiros que realizó.

Con ese espaldarazo, la ofensiva del Denver se creció. Y otra vez fue la velocidad la que puso la nota alegre. Los rompimientos rápidos marcaron el despuegue salvadoreño. Así en una de esas jugadas, el pasador nacional, Ernesto Rodríguez, recibió una falta fuerte, por la que fue expulsado Elaijh Allen, del Tiburones.

Este hecho también fue bien asimilado por los del Denver, que cerraron todas sus líneas atrás y se destaparon a la hora de atacar. De esa forma, Arturo González Mata terminó como el mejor anotador con veinticinco puntos.

A Denver le faltan cuatro juegos para terminar su actuación en la LCB, pero de mantenerse así es fuerte aspirante a disputar la final, que se jugará el 25 de septiembre y el 2 y 3 de octubre.

El saldo de la semana

Lo bueno: El papel de las selecciones infantiles del baloncesto salvadoreño, que consiguieron el campeonato centroamericano y el segundo lugar a nivel regional y del Caribe. Una disciplina que durante tanto tiempo ha permanecido en el marasmo cuenta al menos con la materia primera idónea... sólo se requiere patrocinio y voluntad de trabajo.

Lo malo: El positivo brindado por la velocista Marlene Ottey en una prueba de dopaje, en los prolegómenos del Mundial de Sevilla. El análisis de la muestra A reveló la presencia del esteroide nandrolona. Ottey ganó 14 medallas, más que ningún otro atleta en la historia del evento.

Lo feo: La Confederación Norte, Centroamericana y el Caribe de Fútbol (CONCACAF) sancionó al técnico y tres jugadores de la selección sub-23 de Guatemala que participó en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, por distintas faltas cometidas en el partido con Canadá el 28 de julio en el Complejo de Soccer de la ciudad canadiense.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]