Martes 26 de diciembre 2000


Chalatenango
El maíz criollo se niega a desaparecer

Uno de los últimos bastiones del maíz criollo son las zonas rurales de Chalatenango; ahí sobrevive gracias a sus características milenarias

Sandra Moreno
El Diario de Hoy

San Antonio Los Ranchos es el hogar de la campesina Santos González, de 54 años. Parte de su patio está bajo techo; ahí guarda en sacos las mazorcas recolectadas y seleccionadas como las mejores. "Este maíz es bien blanquito, abunda más la masa, porque el grano es más grande", dice Santos.

La producción fue buena. Sembraron 30 libras en media manzana y sacaron 35 sacos, cuando el promedio de eficiencia del 100% de una manzana en el país es de 20 sacos.

Santos muestra orgullosa los olotes rojitos, los blancos y su maíz negrito, muy codiciado en el mercado por raro. "Los elotes son ricos", comenta la mujer sonriendo. "Y aún cuando se van a tapiscar (se corta la mazorca de la planta) está blandito".

Esta familia se hizo famosa este año en la zona, pues ganó el concurso del elote más grande. El premio: un lazo de ¢30.

Otro que está contento es el agrónomo Sabino Alas, de la Fundación para la Cooperación y el Desarrollo Comunal de El Salvador (CORDES), quien trabaja en el programa de Rescate de Variedades de Maíz Criollo/AOS (Ayuda Obrera Suiza), que durará dos años.

"En mayo de 2000 teníamos la iniciativa, pero no teníamos semilla. Entonces identificamos a los que todavía lo cultivaban, luego les dimos a conocer la importancia del maíz criollo. Esto a partir de la experiencia sobre la utilización que hay de las semillas certificadas distribuidas por los agroservicios; usar la criolla se evita la dependencia", explica Alas.

La divulgación del proyecto se facilita porque CORDES tiene presencia en 27 de los 33 municipios de Chalatanengo, además de estar en La Libertad, San Vicente, Cuscatlán y Cabañas. Al final se espera tener un banco de semillas criollas.

"Las ventajas para el campesino son que no compra semilla, se evita un gasto. También la criolla exige menos nutrientes químicos y tampoco le afecta la sombra, sin olvidar que el elote es menos duro y la tortilla más sabrosa", asegura Alas. La familia de Santos secunda lo dicho por el agrónomo.

Y más allá, por San Isidro Labrador, Pedrina García, de 43 años, se jacta de destusar un matate de mazorcas en media hora. En cuestión de segundos agarra la mazorca, corta la tusa con el cuchillo y la hala. De un tirón sale volando la cobertura natural del maíz.

"Tuvimos una mala experiencia con el maíz híbrido; la tusa no cubría la mazorca. Llovió y se pudrió o lo picó el gorgojo; mi esposo terminó moliéndolo para darselo como harina a la vaca", cuenta Pedrina.

Desde los primeros tiempos del cultivo del maíz en América, los indios pusieron especial cuidado en la selección de las mazorcas que se utilizarían como semilla en la siguiente temporada. La continuada selección originó muchas variedades nuevas. En 1905, los botánicos comenzaron a utilizar nuevos métodos para producir diferentes clases de maíz en Estados Unidos. Se descubrió, entonces, experimentalmente, que cuando una planta de maíz era fecundaba con su propio polen, sus frutos eran capaces de producir una gran variedad de plantas distintas; algunas eran muy pobres, mientras que otras presentaban caracteres aceptables. Con la repetición de este proceso, y guardando sólo los mejores frutos de cada variedad, se obtuvieron líneas puras.

Estas líneas suelen poseer características excelentes, tales como resistencia a enfermedades e insectos. Pero todas estas variedades producen menos que las plantas abuelas originarias.

"El maíz híbrido es aquel en el que se ha controlado la polinización y que fue sacado a través de una línea pura. Este da una cosecha buena el primer año, pero el segundo es regular y al tercero el campesino debe comprar nueva semilla para la siembra. Esto no sucede con el criollo", sostiene Alas.

Sin embargo, el campesino acepta las nuevas sugerencias a partir de lo que pasa en su milpa; ahí es donde el maíz criollo debe ganar la batalla para imponerse.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'00] [Portada] [Planeta Alternativo]


Copyright 1995 - 2000. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com