Domingo 27 de agosto


Francisco Merino, la destreza de un pistolero

Uno de los diputados del partido que propone una "ley seca", perdió los estribos, por exceso de alcohol, y desenfundó su arma. La historia es como sacada de una película

Oscar Tenorio
El Diario de Hoy

El diputado y ex vicepresidente de la República Francisco Merino fue detenido la madrugada del sábado por la Policía, luego de que se enfrentara a tiros con agentes e hiriera a una mujer policía.

Visiblemente aturdido por el licor, Merino desenfundó un arma y se enfrentó con tres policías. Hirió a una, pero no logró escapar, a pesar de protagonizar un intento de fuga con sus destrezas disminuidas por el alcohol.

En la fresca y agitada madrugada del sábado, era uno más, con los brazos hacia atrás y las muñecas esposadas. Su facha infundía lástima e indignación a los policías que lo custodiaban.

Su fino traje azul, adornado con el escudo de El Salvador en la solapa izquierda, estaba sucio, debido a las caídas que tuvo cuando lo capturaron. Su lustrosa y desarreglada corbata celeste parecía una soga que había cortado un esclavo que pretendía escapar.

Su gesto era el mismo: con una mueca congelada y una mirada extraviada, parecía un león sedado con dardos lanzados por furtivos cazadores. Apenas controlaba sus movimientos torpes y el balbuceo de las mismas frases, que eran como ecos que no desaparecían, a pesar del descampado.

Aunque exigía el respeto a sus derechos e inmunidad que le confiere su cargo público, aseguraba no recordar nada de lo sucedido en la oscuridad. Sin embargo, en los libros de apuntes del Sistema de Emergencias 121 de la Policía están registrados esos desquiciados minutos.

A las dos de la madrugada, recibieron una llamada de un vigilante privado que estaba sobre el final de la Calle República Federal de Alemania, en la colonia Escalón. Se quejó que un hombre a bordo de una camioneta se detuvo y lo amenazó con un arma.

Enterado, el operador del Sistema de Emergencias informó a los policías que cuidan esa zona. Cuando llegaron a la calle avistaron la camioneta, por lo que comenzaron a seguirla.

Intempestivamente, la camioneta "del sospechoso" se detuvo a media cuesta. Pistola en mano, se bajó y dio unos cuantos pasos. Apuntó al carropatrulla y comenzó a dispararles.

"El carropatrulla se vino para atrás y chocó contra ese poste. Por suerte el motorista se agachó porque una de esas balas iba directo para donde él. La compañera salió con la peor parte", recuerda unos de los primeros policías que llegaron a auxiliar a los atacados.

Con una herida de bala en el pecho, la policía fue trasladada al Hospital Médico Quirúrgico del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), en donde fue intervenida de emergencia.

¡Manos arriba!

Cuando se sintió acorralado, Merino tiró la pistola. Los policías corrieron detrás de él, hasta que lo sometieron y esposaron. Aunque lo acompañaba un guardaespaldas, éste no se involucró en el incidente.

Al llevarlo a la claridad, los policías descubrieron que el detenido era Francisco Merino, ex vicepresidente de la República, ex presidente de la Corte de Cuentas y actual diputado, jefe del grupo legislativo del Partido de Conciliación Nacional (PCN). Y posible presidente de ese instituto político.

Por tratarse de un diputado que goza de inmunidad, el tratamiento era muy delicado. Durante largo rato, acusó a los policías de haberlo secuestrado, ya que se trataba de una conspiración de la izquierda en su contra. "Ustedes no saben con quién están tratando, mejor respetemos las leyes".

El panorama se aclaró cuando llegó unos de los abogados de la Policía, quien aseguró que el procedimiento de sus compañeros había sido el correcto, según lo establece el Artículo 290 del Código Procesal Penal.

El paso a seguir era entregarlo al Presidente del Congreso u a otro legislador, quienes deberán seguir un proceso aparte. Dos horas después de la balacera, ningún parlamentario aparecía ni respondía los llamados hechos.

Ya sin las esposas, Merino insistía en que no le podían hacer nada y que mejor lo fueran a dejar al edificio de la Asamblea Legislativa. Desesperado, comenzó a caminar, mientras un grupo de unos 15 policías lo seguía sin hacerle nada. "¿Cuál es el problema, pues? Mejor vámonos a pie hasta la Asamblea. Síganme, igual que en las caminatas que hacía Daniel Rucks".

Así caminó un par de cuadras y se detuvo. Allí lo recogió su colega Rafael Machuca, quien se lo llevó para el edificio del Congreso. Aunque ya controlaba mejor sus movimientos, aún hablaba torpemente. El alcohol le había jugado una mala pasada.

Una conversación aturdida

¿Qué le pasó, señor diputado?

"Tengo una hora de estar esposado. Aquí sí que no se puede...".

¿Por qué lo capturaron?

"No sé, no sé...".

¿Usted cometió algún delito. Disparó contra los policías?

"Nooooo..."

¿Qué hacía, entonces?

"Por aquí pasaba. Ojalá que los medios asistan independientes porque no me han querido quitar las esposas. Si quieren matarme, que me maten. Ellos están irrespetando las leyes".

Usted conoce las leyes y mejor que nadie sabe si las ha irrespetado.

Sí, pero es que los derechos constitucionales... además me han secuestrado. Ya le voy a llamar a (Manuel) Melgar (diputado del FMLN) para que controle a su gente (policías que consideraba eran simpatizantes de partido de izquierda), porque esto es algo preparado".

Señor diputado, está sucio y tiene unos golpes. ¿Qué pasó?

Me verguiaron, me verguiaron... y eso....


"Vámonos a pie a la Asamblea"

Tras una carrera de alta velocidad, Merino llegó al recinto legislativo


Mujer policía demandará a legislador

Las autoridades de Medicina Legal determinaron que la bala que lesionó el hombro de la agente Flor de María Meléndez es calibre 9mm, que corresponde al arma decomisada


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'00] [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 2000. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com