elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pa�s Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Pandilleros se matan entre sí

Soyapango. La policía ha logrado fichar a más de dos mil homicidas en este populoso municipio.


Publicada 3 de diciembre de 2006 , El Diario de Hoy

Asesinato. Un pandillero fue asesinado por otro en la Calle Concepción de San Salvador.
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Un aproximado de 435 del total de los homicidios que se han registrado en el año han sido cometidos contra pandilleros.

La Policía contabiliza 175 homicidios contra la pandilla 18 y 204 contra la pandilla contraria.

Según el jefe policial del área central, Oswaldo Rivera Lico, gran parte de los homicidios que se cometen en los municipios más críticos son entre pandilleros o cometidos contra sus rivales.

Sólo en Soyapango, el subcomisionado de esa delegación, Julio Marroquín asegura que el 85 por ciento de los homicidios tienen relación con las pandillas.

Sólo durante este año, la delegación ha logrado fichar a más de dos mil pandilleros que, por una u otra razón cuando han cometido algún delito.

En esta zona las extorsiones son tan frecuentes, y se dan a toda hora; buseros y dueños de tiendas son la principales víctimas de las pandillas.

Según el jefe policial de esa zona, la mayoría de los pandilleros provienen de Soyapango y se han logrado dispersar a otras zonas conforme el tiempo ha pasado.

El comisionado Oswaldo Rivera Lico, jefe de toda la zona central de la PNC en el país, también coincide en que son los miembros de pandilla quienes están cometiendo la mayor parte de los hechos delictivos.

“Ellos se están matando entre sí”, asegura Lico. Para las autoridades, dichos homicidios son un fiel reflejo de que hay disputas entre ellos por el dominio de la venta de droga en esos lugares.

Territorios prohibidos

En municipios como San Martín, “hay colonias a las que ciertas personas no pueden entrar porque son pandilleros de la mara contraria o porque tienen relación con ellos”, dice un cobrador de una ruta de microbuses que prefiere el anonimato.

“Si saben que yo les hablo a los de la otra mara, me matan... ya no se diga uno que sea miembro de la clica”, asegura el joven de 19 años.

Una mujer que vive desde hace 15 años en la Colonia Las Margaritas en Soyapango, también afirma que a ese lugar sólo llega gente afin a los pandilleros que dominan esa zona.

“Los que matan por aquí cerca son gente que es rival con los de la mara”, dice la mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW