elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pa�s Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Casas peligran por una estafa

San Salvador. Los inquilinos dijeron haber sido engañados. La Ley no permite el desalojo.


Publicada 31 de octubre de 2006, El Diario de Hoy

Protesta. Los habitantes del mesón Décima 327 se manifestaron ante la posible expulsión. Foto: EDH
Mauricio Martínez
El Diario de Hoy

metro@elsalvador.com

Los habitantes del mesón la Décima 327 y representantes de la Asociación Cooperativa de Vivienda y Ayuda Mutua de San Sebastián de R.L. (Acovicam) protestaron por el posible desalojo.

Son 17 familias aproximadamente las que están en peligro de quedarse sin hogar en el mesón ubicado en la 10a. Avenida Sur, en las cercanías del edificio central de la Policía Nacional Civil.

Según los habitantes, el problema radica en que ellos pagan el alquiler de la pieza a Edgar Ricardo Rivas, quien arrenda el mesón a Margarita Silva de Angelucci, dueña del inmueble.

Los afectados aseguran que ellos cancelan la renta a Rivas desde 1987, pero fueron estafados, ya que él no le paga a la propietaria desde hace diez años.

Ante esto, la dueña del inmueble interpuso una demanda ante el juzgado Primero de Inquilinato, que ordenó el desalojo del lugar, luego de realizar las diligencias respectivas.

Ayer, el juez Primero de Inquilinato, Ernesto Aguilar Chavarría, se presentó al lugar para proceder al respectivo desalojo.

También manifestó que se notificó a Rivas, quien posiblemente este fuera del país, según los manifestantes.

Al no recibir respuesta, se dictó sentencia y se dio por terminado el contrato lo que dio paso al desalojo.

Defensa

Por otra parte, Baltazar Díaz, abogado de los afectados, sostuvo que el desalojo no puede ser realizado, ya que la Ley de Inquilinato no lo permite.

El abogado manifestó que de acuerdo al artículo 50 de esta ley, siempre que se da un proceso contra subarrendatarios, los efectos irán contra estos, en este caso los habitantes.

Sin embargo, la misma ley exceptúa a los mesones, por tanto no se pude desarrollar al desalojo.

Además, expresó que la denuncia es por mora y los habitantes están exentos, ya que cancelaron el alquiler a Rivas.

Aproximadamente unas 50 personas protestaron ayer afuera del mesón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW