elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pa�s Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

A Firpo ya no le basta con el juego bonito

Los toros quieren que su buen fútbol les lleve al título. Saúl Rivero llega a ayudarles a conseguirlo

Publicada 27 enero 2005, El Diario de Hoy

La figura. Santos Cabrera sigue siendo quien mueve los hilos del equipo. Es el conductor y el cerebro de los “toros”.
Aparece cuando más se le necesita. Habrá que esperar a ver cómo ha evolucionado de su lesión. Fotos EDH

Mauricio Antonio Qüehl
El Diario de Hoy
deportes@elsalvador.com


Luis Ángel Firpo es uno de los equipos que mejor trata el balón en el campo de juego, pero eso por sí solo no gana títulos

Su volantía entra en puja con la de FAS para ver quién es la mejor del fútbol salvadoreño. Pero a la fecha no le ha servido para alzar una copa.

Porque si algo ha tenido Firpo en los últimos torneos, es que es uno de los clubes con mejor nivel de juego dentro del terreno. Pero hasta ahí nomás.

Eso lo alcanzó de la mano del uruguayo Gustavo De Simone: juego bonito, pero hasta las semifinales.

Porque desde diciembre de 2001 que los toros no llegan a la final. Eso se acabó, parece decir la junta directiva, con la llegada al banquillo del también uruguayo Saúl Lorenzo Rivero. Un técnico que ya sabe lo que es dar una vuelta olímpica con FAS y con Águila.

Buenos refuerzos


Con Rivero han llegado Ramón Darío Larrosa y Juan Carlos Reyes, el primero un escudero de primera y el segundo un goleador de temer.

Ambos jugadores ya demostraron lo que tienen en su antiguos equipos: Águila y Metapán. Hoy la consigna es hacer lo mismo en el club que les recibe con los brazos abiertos.

Firpo se ha fortalecido, pues conserva la base de jugadores estelares como Santos Cabrera, Aarón Canjura, Víctor Merino, Adonai y José Martínez. También tiene a dos buenos extranjeros como lo son los zagueros brasileños Mauro Caju y Ricardo Machado.

En fin, Firpo tiene un nuevo torneo ante sí, un chance de más de poder llegar a la final y alzar el título, ese mismo que no logra desde la década pasada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW