elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pa�s Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Habilitan cuatro penales
Mareros aparte

Objetivos. Quieren conjurar nuevos choques. Se habilitará un reclusorio para capturados con plan Súper Mano Dura. Apanteos estuvo a punto de repetir tragedia de Mariona

Publicada 3 de septiembre 2004, El Diario de Hoy

Separación. Facilitará el tratamiento de los delincuentes. Foto: EDH/Mauricio Cáceres

Wilfredo Salamanca
El Diario de Hoy

nacional@elsalvador.com

La matanza de agosto en Mariona y el conato de violencia del miércoles en Apanteos obligaron a las autoridades penitenciarias a establecer cuatro cárceles exclusivas para los mareros.

Desde ayer, los penales de Quezaltepeque y Ciudad Barrios están asignados para los de la Mara Salvatrucha, y los de Chalatenango y Cojutepeque, para los de la 18.

Además, está prevista para finales de septiembre la habilitación de una cárcel para trasladar a los mareros capturados por la aplicación del plan Súper Mano Dura, oficializado esta semana por el Presidente Antonio Saca.

El Director de Centros Penales, Rodolfo Garay Pineda, dijo que antes del mediodía de ayer habían concluido la separación, luego del traslado desde Apanteos a Ciudad Barrios de 502 miembros de la MS.

“El riesgo para los reos comunes obligó a separarlos de los pandilleros”.
Rodolfo Garay Pineda
Director Centros Penales
“Tener juntos a mareros es un riesgo; pero puede haber un mecanismo único para controlarlos”.
Pedro Baltazar González
Subdirector de la PNC

Agregó que 200 más fueron removidos a Quezaltepeque, de donde llevaron a 191 reos comunes para Apanteos. También sacaron de Ciudad Barrios a 81 internos que han desertado de la MS y les instalaron en el reclusorio de Sonsonate.

El funcionario explicó que con estos cambios se ha reducido la posibilidad de violencia entre grupos de internos rivales. Además, que se facilitará el tratamiento penitenciario.

Asimismo se agilizó la separación de presos establecida en la nueva estrategia antimaras.

Estos cambios se adicionan al traslado hace dos semanas de 306 miembros de la Mara 18 desde el penal de Mariona a Cojutepeque, tras los disturbios que dejaron 31 internos muertos en la primera penitenciaría.

El traslado de los internos de la MS fue la principal exigencia de más de 2000 reos comunes que el miércoles se rebelaron contra las autoridades del reclusorio de Apanteos, al punto que por varias horas se negaron a ingresar a sus celdas y destruyeron varios catres para convertirlos en armas.

Esto quizás impulsó a las autoridades a acelerar los cambios el miércoles.
El viceministro de Seguridad Ciudadana, Rodrigo Ávila, reconoció que esta problemática estuvo a punto de convertirse en un brote generalizado de violencia.

Lea además

 


Traslado acaba con crisis en la prisión

“Se pudo prevenir una tragedia, gracias al trabajo de la dirección del penal, el apoyo en seguridad de la policía y el resguardo del perímetro por miembros de la Fuerza Armada”, dijo.

Además, cuestionó al grupo de custodios en Apanteos que aprovechó los incidentes para reclamar mejoras salariales. El viceministro lo llamó “chantaje”.

El subdirector de la PNC, comisionado Pedro González, admitió que es un riesgo unificar de esa manera a los mareros, pero confió en que se establezcan mecanismos para controlarlos.

Se reduce riesgo de disturbios
Incidentes de
Mariona aumentaron tensión en penales compartidos con mareros.
Facilitará el trato a reos
Las cárceles
específicas podrían
garantizar el éxito del tratamiento
penitenciario.
Adelantan la división
El plan Súper Mano Dura pretende
reducir crímenes
ordenados desde
los reclusorios.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW