elsalvador.com WWW

Las torres más altas de la capital

En la ciudad, los edificios altos son muy pocos; sin embargo, se construyeron más en los últimos años con diversas técnicas

Publicada 28 de enero 2004, El Diario de Hoy

Lorena Baires
El Diario de Hoy

metro@elsalvador.com

San Salvador le siguen llamando “El Valle de las Hamacas” por ser una zona sísmica.

A pesar de este nombre tan bien ganado, las torres de altura siguen siendo una opción.

Por eso, los ingenieros y arquitectos trabajan en diseños que ayuden a restar los efectos de la naturaleza.

Es así como construyeron la Torre Cuscatlán, el edificio más alto de la capital.

Esta obra mide 74 metros de alto y tiene 19 niveles, de unos cuatro metros de altura cada uno.

“En la ex Torre Democracia utilizamos un método de construcción llamado ‘mesas volantes’, que consisten en estructuras de aluminio con madera que se rellenan de concreto”, detalló Óscar Cornejo, gerente técnico de Inversiones Bolívar, uno de los protagonistas de la construcción de ese edificio.

Habitación. El Ministerio de Hacienda tiene sus oficinas en un ex complejo de apartamientos. Foto EDH/Luis Villalta

La obra se realizó en menos del tiempo establecido, un año. Según Cornejo, esto fue posible gracias al método de las mesas, que permitieron la reutilización de los materiales de todos los moldes.

Un aspecto importante en el diseño de un edificio de muchos niveles es la calidad en el sistema de resistencia a los terremotos.
Muchos capitalinos creen que algunas estructuras tienen un especie de ‘rodos’ que impiden que las obras se desplomen. Sin embargo, esto no existe en ninguna parte.

El ingeniero Fredy Herrera Coello, asesor estructural de la Constructora Simán, explica que esos supuestos ‘rodos’ son unos resortes (ver infográfico) recubiertos de corcho, que son los que absorben el impacto de los temblores.
“En el país, todos los edificios altos tienen bajo la tierra una fundación de placa de concreto (base de cemento, arena, grava y agua) que es de excelente calidad contra los sismos”, detalló Coello.

El complejo de apartamientos 525, Avenida La Capilla, en la Colonia San Benito, es el segundo edificio más alto, con 15 pisos de viviendas, dos de parqueos un sótano y una terraza.
Esta obra de uso privado fue diseñada por el arquitecto guatemalteco Adolfo Lau. Su construcción inició en 1999 y terminó en 2001.

“El 525 tiene una estructura central de concreto de donde salen los marcos y paredes de concreto reforzado. Es una técnica muy resistente ante una actividad sísmica”, explicó Óscar Cornejo, gerente técnico de Inversiones Bolívar.

La obra es novedosa ya que incorpora tres elevadores de alta velocidad, que suben a una distancia de 2.5 metros por segundo. En su momento, fue considerado el primer edificio de Centroamérica en tener ese mecanismo.

La torre Telefónica con sus 17 niveles y un sótano es el tercer edificio que roza los cielos de la capital. Este inmueble se levantó a finales de la década de los años 90.

Al igual que el resto de torres, esta fue hecha con una mezcla de cemento, arena, grava y agua. Por ello, el ‘rascacielos salvadoreño’ logró resistir la fuerza de los sismos de 2001 y las réplicas que siguieron.

Otro modelo de altura es la obra donde está el Ministerio de Gobernación. Construida en 1976, tiene una altura de 52 metros. Éste tiene 14 niveles y un sótano. Fue diseñada por la empresa Arquitectos e ingeniero Rodríguez Meléndez y compañía. La construcción estuvo a cargo de Hugo Albergue.

Los quintos más altos son “Las Tres Torres”, donde está el Ministerio de Hacienda.
El lugar tiene 10 niveles por torre. En total 30 pisos de oficinas gubernamentales.

A pesar de estos esfuerzos por economizar el espacio de la ciudad, aún se siguen diseñando proyectos horizontales.
“Es un buen negocio, porque a la gente le interesa tener tierra y no aire”, reflexiona Carlos Ferrufino, coordinador del departamento de Arquitectura de la universidad José Simeón Cañas (UCA).

Esta jerarquía fue elaborada a partir de las consultas hechas a varios ingenieros y arquitectos de diferentes empresas de construcción. Cabe mencionar que también se consultó a varias universidades para saber si tienen algún estudio sobre alturas de los edificios de la capital. Ni una lo ha realizado.

El edificio antiguo más alto

La construcción prehispánica más alta que se conoce en América se encuentra en Guatemala.
- Se trata del Templo IV del Parque Nacional Tikal, que tiene 70 metros de altura.
- Este edificio fue construido en los primeros siglos después de Cristo.
- La estructura, en forma de pirámide, tiene cerca de 380 escalones hechos en piedra.
- Esta construcción es sólo cuatro metros menor que la Torre Cuscatlán en San Salvador.

elsalvador.com WWW