Turismo
 
Inicio del Sitio Lunes 29 de Julio
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Por amor a nuestras costumbres

El colegio Champagnat, de Santa Tecla, clausuró el pasado jueves su Semana Cultural con el primer festival de danza folclórica. A través de bailes autóctonos, los alumnos manifestaron amor y respeto a nuestras tradiciones.

José Osmín Monge
vida@elsalvador.com

Con el objetivo de inculcar en niños y jóvenes el amor y la admiración hacia las costumbres de nuestro pueblo, el Colegio Champagnat llevó a cabo su primer Festival de Danza Folclórica.
Niños y jóvenes (de sexto grado a segundo año de bachillerato) demostraron su talento y creatividad a través de alegres coreografías.

El gimnasio del colegio fue el lugar donde se presentaron los jóvenes artistas, quienes luciendo coloridas vestimentas danzaron a ritmo del pito y el tambor.

Ambiente campesino

Las instalaciones del gimnasio fueron decoradas con motivos autóctonos, entre los que sobresalía un escenario con la representación de una casa rural.
La vivienda contaba con muebles rudimentarios y en ella “habitaba” una familia campesina, representada por alumnos de la institución.

El festival inició con la entrada de los artistas. A ritmo de cadenciosas melodías, los niños y los jóvenes de las diferentes secciones saludaron al público.
Los aplausos no se hicieron esperar. La emoción invadió a la concurrencia, pues esa era la primera vez en muchos años que se realizaba un espectáculo de esa categoría.

Después de la entrada de los grupos participantes se procedió a presentar al jurado calificador (pues también era concurso), conformado por la licenciada Martha Gladis de Palacios, del Ministerio de Educación; el maestro de música Jesús Figueroa y la bailarina Nelly Beatriz Rosales, integrante del Ballet Folclórico Nacional.

Rituales y buscaniguas


Y el espectáculo comenzó. Cada sección de grado se presentó en la cancha del gimnasio, con todo su esfuerzo y su entusiasmo para hacer el mejor papel.
“El zuc del torito”, “Las pastorelas de Nahuizalco”, “El mercado”, “Los emplumados de Cacaopera”, “El baile de los negritos” y la “Danza de historiantes y chapetones” fueron algunos de los temas que danzaron los estudiantes.

Esa noche hubo derroche de color y belleza, de música y cultura. Muchas de las niñas lucían vestidos de colores chillones y de amplias faldas adornados con finos encajes.
Otras vestían refajos ajustados a sus cuerpos y no faltaron aquellas que se lucieron con el traje típico de Cacaopera.

Los varones, por su parte, se presentaron con vistosas camisas y pantalones en tonos variados.
Entre las participaciones destacó un baile precolombino, realizado por los alumnos del octavo grado sección A. Los bailarines iban ataviados con taparrabos decorados con figuras mayas. Este número artístico representó un ritual ancestral, en el cual se sacrificaba -en honor a los dioses- a una joven doncella. Llamó mucho la atención la intervención de varios muchachos, quienes corrían por la pista y daban estilizados saltos.

También cautivó la atención le baile del “Torito pinto”, en el que se representó la algarabía de los festejos agostinos. Un torito hecho de varas y cartón recorrió el escenario, dejando escapar a su paso chorros de luces, cohetes y hasta buscaniguas.

Las coreografías fueron montadas con la ayuda de la maestra de danza Eunice Payés y de miembros del Ballet Folclórico Nacional. Los vestuarios fueron confeccionados en el colegio por los mismo alumnos.

Al finalizar las presentaciones, el jurado calificador escogió a los ganadores. Los jueces dieron los dos primeros lugares al octavo grado A, quienes ejecutaron la danza prehispánica, y a los jóvenes de segundo año de bachillerato, quienes deleitaron al público con la “Danza de historiantes y chapetones”.

Al momento de nombrar a los ganadores, los gritos de los jóvenes se escucharon en el lugar.
Al concluir el festival, nadie del gimnasio se fue triste. Todos se sentían orgullosos de haber bailado nuestra propia música y de haber expuesto algunas de las costumbres de El Salvador, que están quedando en el olvido.

Al rescate de las tradiciones


Con este festival artístico se finalizó la Semana Cultural del Colegio Champagnat. En ella se llevaron a cabo certámenes de declamación, poesía, comprensión de lectura, oratoria, repostería, floristería, murales y dibujo. Además hubo presentaciones teatrales y se realizó un “Festival de la canción”.

“Con estas actividades estimulamos la creatividad de los jóvenes. Si ellos quieren realizaremos este tipo de evento el otro año. El festival folklórico sirvió para que los estudiantes conocieran las costumbres de este país”, comenta el hermano José Antonio Ochotorena, director del colegio.

 

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal