Turismo
 
Inicio del Sitio Viernes 12 de Julio
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Sigue pleito entre empresarios y autoridades
Sin escuela por las lluvias

Usulután. La madera y lámina que formaban las aulas, no fueron suficientes para soportar la fuerza de una tormenta

Rosa Fuentes
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com

Tormenta del Martes destruye aulas provicionales del Centro Escolar comunidad el mono del cantón San Lorenzo de Berlin Foto digital ROSA FUENTES

La tormenta que cayó en Usulután el martes pasado, arrancó el techo y las paredes de la escuela parvularia del cantón Los Monos, en Berlín, provocando que sesenta párvulos dejaran de asistir a clases.

El centro escolar inició sus labores en noviembre de 2000, cuando las ochenta familias que residen en la comunidad gestionaron con la Alcaldía Municipal una escuela porque no contaban con los recursos económicos suficientes para mandar a sus hijos a las escuelas del pueblo.

Fue así como la municipalidad berlinesa donó una zona verde del municipio al Ministerio de Educación, para iniciar la construcción del centro de estudios.

El Ministerio pudo construir dos aulas provisionales que albergaron a niños de parvularia y primer grado.

Daños

El martes, las aulas fueron prácticamente barridas por la tormenta y hoy los niños tienen que andar de un lado a otro, buscando un lugar donde recibir sus clases sin problema, dijo Mauricio Peña.

Los padres de familia están preocupados y desean construir aulas permanentes. Pero son pobres, por lo que buscan ayuda material para hacerlo.

El director departamental de educación, Jorge Alberto Esperanza, aseguró que con los pocos fondos que tiene el departamento, la próxima semana comprarán materiales para construir nuevamente, las aulas provisionales con la ayuda de la Alcaldía de Berlín.

Mientras tanto, la municipalidad gestiona fondos de la Comunidad Europea (CE), para hacer instalaciones permanentes.

Los padres de familia solicitan a la empresa privada les proporcione los materiales para construir instalaciones seguras, que no sean destruidas por las lluvias del invierno.

Francisca Amaya, maestra de los párvulos del cantón Los Monos, dice que los niños son muy pequeños y es normal que se inquieten por estar a la intemperie. Esto dificulta la asimilación de conocimientos.

Pero hay determinación. “La lluvia, el calor y la falta de aulas no evitarán que los niños continúen recibiendo sus clases”, aseguró la profesora.


Aún falta mucho en la historia
La historia del centro de estudios, está llena de muchos capítulos “provisionales”
- En el 2000, ochenta familias no mandaban a sus hijos a clases, porque las escuelas quedaban muy lejos.
- La municipalidad donó una zona verde al Ministerio de Educación, para construir dos aulas provisionales.
- Una tormenta huracanada arrancó el techo de las instalaciones.
- Los párvulos reciben clases a la intemperie. El sol y el calor interfieren con el aprendizaje de los niños.
- La alcaldía gestiona con la Comunidad Europea la construcción de una escuela permanente.
 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal