Turismo
 
Inicio del Sitio Viernes 12 de Julio
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

En tierra de “maras”...

San Miguel. Las pandillas se declaran en guerra en San Miguel. Al menos cinco muertes violentas se han originado por esta razón

Evelyn Granados
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com

No es un problema menor, las “maras” se han convertido en un dolor de cabeza para los migueleños y las autoridades ya las tienen a la cabeza de sus estadísticas.

Una prueba, sólo el Sistema 911 de la PNC recibe hasta diez denuncias diarias de acciones violentas relacionadas con los pandilleros.

Sólo del 21 de junio a la fecha, se reporta la muerte de al menos tres pandilleros en hechos relacionados con la disputa de territorios y poder dentro de las “maras“.

Hay también ciudadanos inocentes asaltados, otros heridos, mujeres violadas. Todo vinculado con las “maras”.

Muchos migueleños aún recuerdan con horror la muerte de la niña Saraí Araniva, de 14 años, ocurrida a inicios del año. Ella quedó en fuego cruzado en una batalla entre miembros de “maras” en plena zona urbana de San Miguel. Las balas disparadas por los antisociales, alcanzaron su cuerpo y le causaron la muerte.

Territorios

Carecen de escrituras, no compran nada ni pagan impuestos, pero la base ideológica de las diferentes “maras”, es que tienen “sus” territorios. Ellos definen así a las zonas en que merodean.

Si una pandilla ingresa a territorio de otra, se origina una pelea para “sacar a los intrusos”. Es lo que ocurre en colonias de San Miguel.

Miembros de la “mara mirada loca m 18”, de la colonia La Presita, explican que es lo que ha pasado en la zona.

Acusan a la “salvatrucha”de matar a dos de sus compañeros. Peor aún, consideran un deber vengar los homicidios y advierten que “la guerra ha iniciado”.

Esto preocupa a los vecinos quienes saben que en estas riñas, las víctimas generalmente son particulares. Pero la mayoría teme hablar.

“Si denunciamos nos exponemos a que los pandilleros después nos ataquen. Si callamos, tenemos que aguantarlos, estamos fregados”, expresó un vecino.

Muertes de jóvenes

La PNC reporta al menos cinco muertes violentas relacionadas con las riñas entre pandillas en el transcurso del año
- El 4 de enero, Anner Argueta Torres, de 22 años, fue ultimado a puñaladas en la colonia San Carlos. La PNC sospecha que los homicidas fueron de una pandilla.
- Días después mataron a Mauricio Alfredo Ventura, de 21 años, en la colonia Milagro de La paz. Afirman que había abandonado la “mara” a la que pertenecía.
- El 7 de julio Manuel de Jesús Leoncio, de 20 años, murió al ser atacado con puñal y murió en el hospital San Juan de Dios.
- El 21 de junio, José Arnoldo Parada López, de 21 años, fue atacado con puñales como a las nueve de la noche, cerca del Centro de Gobierno. Murió en el hospital.
- La misma noche Javier Zelaya Cruz, de 20 años fue ultimado frente a su casa en la colonia Los Ángeles.

La PNC está en emergencia

El noventa por ciento de las llamadas que recibe la PNC son de víctimas de pandillas en San Miguel. Están definidas las zonas de persistencia

Un estado de emergencia ha sido declarado por la PNC debido al incremento de las riñas entre miembros de “maras“ desde hace dos semanas, afirmó Juan Francisco Palacios, jefe de la Policía Comunitaria.

Es un reflejo de la crisis, tanto como la cantidad de llamadas de víctimas de estos grupos de antisociales que promedian diez diarias, la mayoría entre las cuatro de la tarde y las once de la noche.

En mayo, el cuerpo de seguridad recibió 190 llamadas por violencia de pandilleros, en junio 147 y en los primeros nueve días de julio, reportan un centenar.

Sospechas

Hay un oscuro fondo en los homicidios de jóvenes, según el cuerpo de seguridad. Ellos descartan la “invasión de territorios” de otras maras, como causa de la violencia, más bien sospechan que los homicidios son el tributo de algunos sujetos para convertirse en jefes de otras pandillas.

Para ser líder de una mara, muchas veces les exigen matar a miembros de “maras” rivales, sostuvo el jefe policial.

Para reducir los índices de violencia, el cuerpo de seguridad diseña un plan de prevención, según detalló, aunque no dio detalles.

Pero sí fue claro en algo. Las denuncias oportunas son tan importantes como la adecuada orientación de los padres de familia a sus hijos para evitar que estos cometan acciones delincuenciales.

Una carta desesperada

Ya hay cansancio en los vecinos de La Presita. Las maras operan tranquilamente en la zona y la PNC no controla el problema

Es un trozo de papel que para quienes viven en la colonia La Presita, vale tanto como su vida. Ellos esperan que la PNC le dé la misma importancia.

En una carta que el martes anterior fue enviada al cuerpo de seguridad, maestros y alumnos del Centro Escolar “Víctor Batarsé”, demandan seguridad permanente en la zona. Para ellos, la esporádica presencia de policías no es suficiente.

El sector es considerado de alto riesgo por los mismos agentes. Quienes viven cerca o llegan a clases al centro de estudios, son frecuentemente víctimas de asaltos o agresiones.
“No podemos ni mandar a nuestros hijos solos a clases porque los pueden matar”, indicó Miguel Aguilar.

Hay otros más desesperados. German Mendoza, era el padre de un joven que fue ultimado el año pasado en la colonia. Sus homicidas fueron pandilleros y a la fecha no han sido capturados.

Una respuesta

Hay un detalle que los vecinos olvidan y que la PNC trata de recordarles. Sin denuncias, poco pueden hacer.

El Inspector Carlos Cubías, expresa que tienen identificadas las zonas de riesgo y aunque sostiene la hipótesis de que las recientes muertes son parte de una “guerra de pandillas”, lamenta la falta de apoyo ciudadano para solucionar la crisis.

El no puede responder a los vecinos que demandan seguridad. No puede tomar una decisión solo. Pero asegura que buscan la forma de atender las necesidades de seguridad en toda la ciudad.

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal