Turismo
 
Inicio del Sitio Viernes 12 de Julio
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 

Orientaciones familiares
Aceptando el “No”

Por Pastor Mario Vega
El Diario de Hoy
orientaciones.familiares@navegante.com.sv

En la columna anterior se mencionó que los padres tienen dos tareas importantes relacionadas con la capacidad de sus hijos para decir “No”. La primera de esas tareas es la de ayudar a sus hijos a desarrollar la seguridad emotiva como para decir “No”, estableciendo con ello un límite verbal de protección.


 La segunda tarea que deben afrontar los padres de niños en crecimiento es ayudarles a respetar los límites de los otros. Los niños no solamente deben ser capaces de expresar un “No” sino también de aceptar cuando se les dice “No”.

A medida que los niños crecen los padres deben saber establecer límites apropiados a las edades de sus hijos. Esto significa que los niños puedan entender y aceptar lo que significa un no de sus padres, por ejemplo, en la tienda de juguetes.

Aquellos padres que tratan de tranquilizar a sus hijos comprándoles la mitad de los juguetes de la tienda están fomentando en ellos una incapacidad para aceptar el no. A medida que crezcan ellos continuarán con su inhabilidad para aceptar un no y desearán que sus caprichos sean complacidos infinitamente.
Los niños que arman berrinche son los que no han sido enseñados a aceptar el no de las personas adultas. Sean sus padres, maestros u otros familiares.

El ayudar a los hijos a aceptar un “No” implicará algunas veces dedicarles tiempo para explicarles que no es posible tenerlo todo en la vida. En otras ocasiones será necesario confrontar con firmeza al niño. Y en otras, si es necesario, se debe recurrir a medidas disciplinarias que les hagan comprender la necesidad de aceptar el no.
Ayude a su hijo a respetar los límites antes que sea demasiado tarde. La construcción de los límites, de lo que se puede y de lo que no, es algo que se aprende en los primeros años. Si no aprovechamos ese período después la corrección será mucho más difícil y requerirá de una actitud mucho más firme.

Los hijos deben ser enseñados a recibir adecuadamente el “No” de los demás sin necesidad de alterarse emocionalmente. Después de todo, todos los seres humanos debemos respetar límites pues Dios “ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de nuestra habitación” (Hechos 17:26).

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal