Martes 31 de julio de 2001


Asegura no robó joyas
El Guerrillero a juicio por plagio

Óscar Antonio Leiva Galdámez negó que tenga las joyas que se extraviaron del Juzgado 2o. de Instrucción, tal como se justifica en este tribunal. "El Guerrillero" dice que sólo le entregaron dos cadenas de oro que eran de su propiedad

Edward Gutiérrez
El Diario de Hoy

Uno de los sujetos que en una ocasión se burló de la seguridad del penal de Mariona enfrentará un juicio por el secuestro de una empresaria plagiada en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán.

Óscar Antonio Leiva Galdámez, conocido como "El Guerrillero", y supuesto miembro de la banda "Los Gordos II", será enjuiciado por el plagio cometido en diciembre de 1999.

Ayer por la tarde, el Juzgado 8o. de Instrucción de San Salvador tomó la decisión judicial que ordena la vista pública por el plagio de la empresaria relacionada con el negocio de las computadoras.

Los familiares de la víctima cancelaron alrededor de un millón de colones para lograr su libertad.

Dados los antecedentes de "El Guerrillero", quien se fugó de Mariona en junio pasado, la juez Gloria de la Paz Lizama de Funes decidió no enviarlo al mismo reclusorio.

Su nuevo recinto será el Penal de Gotera, considerado el único centro de readaptación en el país que ofrece estrictas medidas de seguridad para prevenir las fugas masivas.

De hecho, reos considerados peligrosos como "El Negociador", "El Sapo", "El Sirra" y el "violador de la Escalón" se encuentran en el reclusorio.

Seguimiento PNC

De acuerdo con la Unidad Antisecuestro de la Fiscalía, Leiva Galdámez se encargó de cuidar a la víctima mientras estuvo cautiva en una casa de la colonia La Campiña.

Como prueba de ello, se cuenta con los testimonios de una de las personas que participó en el plagio.

Además, se ha agregado al proceso penal el reporte de la Policía Nacional Civil que realizó un seguimiento de los movimientos de Leiva Galdámez.

Los policías habrían rendido testimonio en el cual dan fe que el acusado entraba y salía de la casa de cautiverio.

Las pruebas obtenidas hasta el momento son contundentes, según los calificativos de la parte acusadora, que incluye, además de fiscales, a los abogados contratados por la Asociación Nacional de la empresa Privada (ANEP).

Las joyas

Un lote de joyas se extravió del Juzgado 2o. de Instrucción.

Las investigaciones determinaron que las mismas fueron entregadas a Leiva Galdámez, pero éstas pertenecían a otra persona que estuvo involucrada en el asalto al Banco de Comercio.

Ayer, Leiva Galdámez negó que haya recibido tales joyas, y aseguró que se le pretende inculpar por el extravío de las mismas.

El actual juez Ricardo Canales Herrera se ha excusado de responsabilidad, y asegura que las joyas fueron entregadas a Leiva Galdámez cuando el tribunal era dirigido por el destituido Andrés Pineda Chicas.

El juez dijo que solicitaría a la Fiscalía una investigación para deducir responsabilidad.

El personal de este tribunal es investigado por la pérdida de heroína.

"Sólo dos cadenas me dieron"

Óscar Antonio Leiva Galdámez asegura que el Juzgado 2o. de lo Penal (hoy de Instrucción) le entregó dos cadenas de oro.

-Sostiene que no le han entregado ningún lote de joyas, como se encuentra en el libro de decomisos.

-El señor José Antonio Andrade, involucrado en el asalto al Banco de Comercio, fue sobreseído y reclama las joyas que le decomisaron al momento de su captura.

-El juez Ricardo Canales asegura que las joyas fueron entregas a Leiva Galdámez cuando el titular del tribunal era Andrés Pineda Chicas.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'01 [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2001. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com