Un cerco vivo dura bastante tiempo y brinda beneficios

Numerosas especies pueden ser plantadas en hilera para delimitar una propiedad. Según la variedad, pueden ser fuentes de ingresos.

Un cerco muerto se deteriora con el tiempo y requiere de mantenimiento continuo. Si se hace con ejemplares vivos, cada año será más vigoroso y brinda más beneficios. foto edh / archivo

Un cerco hecho con postes de cemento, es sumamente caro; si es con postes de madera, se deteriora con el tiempo. Si por el contrario, se siembran especies adecuadas, prácticamente serán permanentes y cada año más robustos.

Un cerco vivo puede ser una fuente adicional de ingresos, dar ornato a una propiedad y muchas veces, resultar más efectivo que los cerco muertos.

La intención de cercar una propiedad es delimitar el espacio, impedir el paso de animales o personas.

Aquí, la variedad de opciones resulta abundante, desde los postes de jocote o "jiote," hasta la llamada precisamente "piña de cerco," cuyas agudas púas resultan más efectivas que el alambre espigado.

En algunos sectores, los dueños de propiedades agrícolas plantan semillas de marañón y los árboles al crecer, además de servir como postes, brindan cosechas sin necesitar ningún cuidado.

Las plantas llamadas matial son sumamente efectivas por sus espinas. Basta plantar pedazos a unos 50 centímetros, dejarlas crecer y luego, si se quiere, darles forma.

Pero es más atractivo sembrar veraneras que en poco tiempo, forman una tupida ramada que brinda atractivas flores. Cada invierno, la poda permitirá contar con más material vegetativo que se usa en los mismos cercos.

Se pueden sembrar árboles de cerezo de Belice, de fuste recto y sencillamente cortarlos a una altura de unos tres metros o más. Pueden servir también como cortinas rompe vientos y son atractivos para las aves que buscan sus frutos.

El copalchí y el laurel, también resultan muy útiles.

Definir las especies que se usarán, alternarlas y preparar hoyos de siembra con anticipación, es suficiente para estar preparados al inicio del invierno, para establecer las hileras que durante esa estación, alcanzarán el vigor suficiente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.