< Inicio de El Salvador.com

CHAT
FOROS
CORREO
COMUNIDAD
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
PDA
ESCRIBANOS
CONOZCANOS
 
 

Persisten las dudas
Muy pocos se oponen al anillo periférico, pero persisten dudas

Consultas realizadas por la Comisión Nacional de Desarrollo demuestran que la oposición a esa obra es nula. Lo irreal debe eliminarse. Lo rea debe aclararlo el Ministerio de Obras Públicas y el Viceministerio de Transporte. Las consultas demoraron cuatro meses

El Diario de Hoy
sucesos@elsalvador.com

Lea además

 

Las observaciones

La mayoría no se opone a la construcción del anillo periférico en San Salvador, y el Ministerio de Obras Públicas y el Viceministerio de Transporte deben responder algunas dudas que persisten .

Ese criterio se incluye en un documento elaborado por los miembros de la Comisión Nacional de Desarrollo, durante los últimos cuatro meses, luego de consultar diversos sectores sociales del país.

A lo largo del estudio, como lo mencionan los miembros de esa comisión, algunos participantes expresaron temores reales y hasta infundados, que pueden resolverse a cortísimo plazo, pero que no reflejan una posición irreconciliable con el proyecto.
Para hacer las consultas, la comisión realizó talleres en los que participaron representantes de universidades y centros de investigación, ingenieros, arquitectos, constructores, asociaciones empresariales, instituciones sociales, generadores de opinión, ambientalistas y otros sectores interesados.
También se consultó a delegados de las comunidades cuyas propiedades serán afectadas con la construcción del anillo. En otros talleres juntaron a vecinos de la periferia de las zonas afectadas.
A eso se agregaron otros encuentros con diputados, constructores, alcaldes del área metropolitana y representantes de instituciones interesadas en la preservación del ambiente.
Observaciones económicas, ambientales, sociales, legales, institucionales y técnicas se recogen en el estudio que realizó la Comisión Nacional de Desarrollo, en los últimos cuatro meses.
Dentro de las más importantes se incluyen: debe precisarse el costo de oportunidad del proyecto y el valor económico de los bienes y servicios ambientales que se dejarían de prestar por las posibles afectaciones en zonas de máxima protección como El Espino, la cordillera de El Bálsamo y los Planes de Renderos.
Otros creen que podría subir el precio del valor de los autobuses o provocarse un aumento incontrolado del valor de los inmuebles.

Dentro de las observaciones técnicas se mencionó también, durante las consultas, que algunos tramos de la carretera serían vulnerables, porque se diseñaron sobre fallas geológicas. Otros hasta se inclinan porque la vía se construya de cemento y no de asfalto para prolongarle la vida. (Ver infografía con resumen de posturas).

No superables

Los miembros de la Comisión Nacional de Desarrollo mencionan en su documento que, a pesar de las explicaciones que pueda dar el Ministerio de Obras Públicas y el Viceministerio de Transporte sobre algunas observaciones, otras objeciones, sin embargo, sólo pueden superarse a partir de las enmiendas al diseño realizado por la firma constructora.
La comisión está integrada por Sandra de Barraza, Francisco de Sola, Roberto Rubio, David Escobar Galindo y Salvador Samayoa.

Todos ellos mencionan que algunos de los problemas que escucharon en las consultas trascienden el proyecto del anillo periférico y se sitúan en preocupaciones más generales, como la regulación del transporte colectivo de personas y el ordenamiento territorial del área metropolitana de San Salvador.
Creen que si eso no se toma en cuenta, los beneficios del proyecto pueden ser limitados, a pesar de la enorme inversión que significa.

Muchas observaciones escuchadas por los miembros de la comisión se concentran en los aspectos ambientales. Por una parte, como lo dicen, los críticos no tienen -y no tienen por qué tener- estudios concluyentes que prueben cuánto afecta el proyecto las zonas de recarga hídrica o la sobresaturación de los drenajes.
Pero también confiesan que la empresa constructora tampoco ha demostrado, de manera concluyente (a juicio de quienes participaron en la consulta), que los efectos ecológicos serán mínimos o, al menos, compensables.
“Desde el punto de vista estricto de la ley, dicen los miembros de la comisión, el estudio completo sólo es exigible a partir de la adjudicación de la obra, previo proceso de licitación; pero, desde el punto de vista de un respaldo social más amplio y consistente a la realización de la obra, resulta difícil el diálogo y la aproximación de posiciones sin disponer de estudios más certeros”.

Otra sugerencia

Sin extremos perniciosos. Así califica la comisión la postura de quienes quieren más estudios antes de iniciarse la obra.
Para ellos, que pase el tiempo mientras se realizan estudios económicos, técnicos, ambientales y urbanísticos, podría ser paralizante, costoso y negativo. Los exámenes demorarían muchos años.
A pesar de ello, la comisión aclara que “sería negativo desatender, totalmente, la sugerencia de revisar, o de profundizar, en determinados aspectos, los estudios presentados por la empresa que realizó el diseño del anillo periférico”.

Respecto al impacto social de la obra, las consultas realizadas por la comisión constataron que la mayor afectación se fija en el tramo oriente del anillo periférico, principalmente en la colonia 22 de Abril. Esa preocupación la trasladaron al Ministerio de Obras Públicas y el Viceministerio de Transporte.
En la consulta participaron mil 709 personas de todos los sectores sociales del país.


< Regresar al inicio

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal