Portada
Historia
Biografías
Datos Geográficos
Multimedia
Video
Galeria de Fotos
Audio
Wallpapers

Ilobasco se encuentra localizado a 54 km. al noreste de San Salvador; en el departamento de Cabañas y a 750 mts. sobre el nivel del mar.

Está limitado al Norte por Jutiapa y Sensuntepeque; al Este por Sensuntepeque y San Isidro; al Sur por San Sebastián (departamento de San Vicente), San Rafael Cedros y El Rosario (ambos del departamento de Cuscatlán) y al Oeste por Tenancingo (departamento de Cuscatlán) y Tejutepeque.


Su población precolombina era de origen Lenca, y en 1570 teníia el nombre de Xilobascoy o Silobascoy, que en idioma náhuatl significa “Lugar de tortillas”.

Es un municipio que cuenta con una población de 82,000 habitantes, quienes se dedican a la ganadería, agricultura, negocios comerciales dentro de la localidad y a trabajar el barro.

Cuenta con los servicios básicos de agua, energía eléctrica, aguas negras, teléfono, internet, oficina de correos, puesto de la policía y juzgado de paz. En el casco urbano hay 8 escuelas y 1 instituto, y en la zona rural hay un total de 110 escuelas. Posee un centro penitenciario para adultos y uno para menores. Por el momento, solo se cuenta con tres grupos de alcohólicos anónimos tradicionales y un centro taller, enfocado a la reinserción de jóvenes mareros.

Posee también tres iglesias católicas y 10 evangélicas, un puesto de la Cruz Roja, dos fundaciones: Plan Internacional y Habitat para la Humanidad, alcaldía y unidad de salud. Para su recreación, el municipio cuenta con un estadio, una cancha de fútbol rápido y 6 canchas de fútbol. Hay una casa de la cultura, dos parques, el cerro “El Coyote” y las piscinas El Corralito.

Posee dos iniciativas locales:
- Clínica Asistencial Sagrada Familia
- Asociación de Jóvenes Encuentristas (MOJE)

Ilobasco es famoso por la elaboración de sus artesanías en barro, de las cuales las más famosas son las miniaturas que nacieron en la época de navidad hace 48 años. La familia Herrera (María Dominga Herrera nació en Ilobasco en 1911) ha sido una de las familias en Ilobasco que han trasladado este arte de padres a hijos. Con el tiempo se fue perfeccionando en el trabajo de las miniaturas a tal grado que en la actualidad tienen gran aceptación por parte de los turistas.