Portada
Historia
Biografías
Datos Geográficos
Multimedia
Video
Galeria de Fotos
Audio
Wallpapers

Licenciado Enrique Hoyos

Enrique Hoyos nació en la ciudad de Ilobasco, el 15 de julio de 1810. Su madre fue doña Francisca Úrsula de Hoyos. Él fue una persona muy destacada en lo social, literario y político. Escribió el libro llamado AFOSTROFES; fue redactor de la gaceta oficial; rindió culto a la poesía; sus versos gozaron de mucha popularidad; fue considerado como uno de los formadores de nuestra cultura.

Hoyos fungió como ministro de Relaciones Exteriores, diputado, Juez de Primera Instancia, y catedrático de la Universidad Nacional.

El parque central y una de las principales calles de Ilobasco llevan su nombre. En este parque se encuentra un busto de mármol dedicado a Hoyos. Se dudaba que Enrique Hoyos fuese originario de esta ciudad, pero se comprobó que sí porque se encontró la fe de bautismo.

Don Bernardo Perdomo

Nació el 28 de agosto de 1812. Fue uno de los hombres que más amaron esta ciudad, ya que luchó con mucho entusiasmo y eficiencia por el adelanto material y espiritual del pueblo, especialmente en lo relativo a la educación y bienestar de los niños.

Perdomo fue el primer alcalde de Ilobasco. Él construyó la escuela Bernardo Perdomo y la escuela Sor Enríquez, la sociedad de obreros y una de las principales calles, que hoy lleva su nombre.

Este ilustre ciudadano inició la construcción del cementerio antiguo, abrió varias calles e hizo empedrados en diferentes calles de la ciudad. La iglesia parroquial fue reparada y compró el edificio que hoy ocupa la alcaldía municipal.

Tan progresista ciudadano falleció en esta ciudad el 30 de junio de 1896 a los 84 años de edad. Sus restos fueron sepultados en la Iglesia El Calvario.

Doctor Carlos Bonilla

El doctor Carlos Bonilla es uno de los más queridos hijos de Ilobasco por su memoria de genuino e insigne maestro, político y literato. Uno de los hombres que lucharon por el engrandecimiento de nuestra patria. En su memoria, la calle principal de la ciudad lleva su nombre.

Su fama como médico y literato se extendió por todo el istmo centroamericano. Fue diputado por el departamento de Cabañas. Fungió como médico del hospital de San Salvador, una de cuyas salas lleva su nombre. Fue jefe de la primera clínica médica e integrante del consejo superior de salubridad, profesor de patología general e interna, y profesor de matemáticas de varios centros educativos del país y de Nicaragua.