< Inicio del sitio

CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS
 
 

Homenaje a Julia Díaz
La herencia de sus Sueños

“Este museo es para todos, pero en especial para la juventud, que debe encontrar en él fuente de inspiración y un ejemplo constante de lo que es un ideal”. Julia Díaz, 1984.

El Diario de Hoy

Los Hermanitos (1965)
Julia Díaz
Óleo sobre Plywood
1.01 x 0.74 cms.

El Museo de Arte alberga en una de sus salas la herencia artística de una de las pioneras de la plástica salvadoreña, Julia Díaz, quien desde muy joven luchó por alcanzar un gran sueño, el cual era crear un museo de arte para El Salvador.

Su búsqueda insaciable por recopilar el legado artístico de nuestros pintores, la llevó en 1983 a fundar el Museo Forma, primer museo de arte en El Salvador, en donde se encontraba la colección personal de la artista que había atesorado a lo largo de veinticinco años.

Con el terremoto de 1986, el museo sufre daños irreparables en sus instalaciones, y su legado es llevado al Patronato Pro Patrimonio Cultural.

Una década después, la colección en manos de la Fundación Julia Díaz, fue restaurada y ahora está lista para ser expuesta en el Museo de Arte de El Salvador. La sala de exposición se ha dividido en tres etapas que muestran momentos específicos en el trabajo artístico de Julia.

En primer lugar, su obra temprana, donde se puede observar una influencia del maestro Valero Lecha, de la pintura española de principios de siglo. Es en esta etapa donde recibe su formación sólida en la pintura, que la inspiraron a crear obras que son fiel retrato de nuestra realidad.

A menudo se observa en sus cuadros a su grupo familiar unido, protegiéndose de un exterior hostil.
Otros cuadros representativos de este periodo son: “Marinero”, “El Sena en Día de Otoño”, “Retrato y Trabajadores”.

Julia Díaz
Colección Privada

Su segundo periodo está influenciado por movimientos modernistas de Europa, donde predominaba la geometría y el expresionismo de principios del siglo veinte, interpretados con un lenguaje latinoamericano y una temática muy apegada a la realidad salvadoreña.

En esta etapa se marca su gran preferencia por el tema de los niños.
Entre sus obras se encuentra: “Maternidad Roja” y “Cuatro Figuras”.

El tercer periodo, alrededor de los años setenta, está definido por un estilo libre y mucho más personal, manteniendo su temática, especialmente los niños. Sus cuadros se caracterizan por líneas más suavizadas y figuras imprecisas pero más sugerentes.

Es importante resaltar el contraste entre la suavidad de los colores y la expresividad de la forma, muy propio de la vanguardia latinoamericana de los años setenta.

Muestras representativas: “La Panchita”, “Primera Comunión”, “Monja”, “Maternidad”, entre otras.

La obra de esta artista en constante evolución, marca una urgencia por alcanzar un tiempo que ella sabía perdido, ya que el modernismo llega al país casi al mismo tiempo en el que empieza a morir internacionalmente. Sin duda alguna, Julia Díaz es parte protagónica del grupo reducido de artistas salvadoreños que sentaron las bases de nuestra contemporaneidad.

 

< REGRESAR AL INICIO

Click

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal