elsalvador.com WWW
Portada Archivos Correo Chat Foros Clasificados Revistas Canales Sitios asociados Diarios Mundo

“Duermo en la calle junto a otros”

Pérdidas. Millones de dólares habrían recibido coyotes o redes de traficantes de seres humanos que operan en el mundo

Publicada 31
de diciembre 2004, El Diario de Hoy

Colegas. José Torres (circulo rojo) y sus compañeros.
Foto EDH


Juan de Dios García/L.A.
elsalvador.com
ayuda@elsalvador.com

José Ubence Torres, de 29 años, es originario de San Miguel y lleva un año y medio viviendo en las calles de Los Ángeles. Mientras espera algún futuro patrono, relata su historia, similar a la de muchos otros.

¿Cómo ves el “sueño americano”?
Muchos piensan que venirse es alegría, pero no es así... La verdad, aquí no se viene a gozar, sino a sufrir. Todos venimos a sufrir. Para empezar, si uno no tiene dinero, no puede pagar al guía ni para comer. Allí es lo duro, en mi caso, yo estoy viviendo en la calle, porque no tengo donde vivir.

¿En dónde duermes?
En las calles de la Broadway. Allí me quedo a dormir. Me vine para (EE.UU.) porque, pues en mi país hay mucha crisis y no hay empleo, nada.

¿En qué trabajabas en El Salvador?
Me dedicaba al campo, trabajaba con el machete, pero también trabajé en cosas electrónicas, arreglando radios y equipos de sonido de gente vecina.

¿Cuánto ganabas?
El mínimo, pero me daban menos al día. Un día que yo gano, aquí lo estoy ganando al triple, bueno, si trabajo… También me vine, porque sufrí la guerra. A los doce años, me llevó la guerrilla. Luego estuve en la mara.

¿Qué pasó con la mara?

Me seguían para que yo entrara con ellos y me decían que, si no me metía, me iban a matar. Por eso yo he venido huyendo de mi país. Yo ahora quiero un apoyo, pues no deseo morir entre las pandillas. Ellos mataron a mi hermano y a mi papá.

En dónde duermes ¿hay más gente?
Sí, claro. Hay más gente, hay como diez más que no tenemos para pagar un cuarto por el que nos cobran quinientos dólares mensuales. Nuestros sueldos aquí son bajos, porque el trabajo no es permanente.


elsalvador.com WWW